Cabecera - Diabetes pr·ctica
 
Edita:
 

La Diabetes Mellitus tipo 2 (DM 2) es una enfermedad crónica que afecta aproximadamente al 10% de la población adulta. El envejecimiento de la población, el aumento progresivo de la obesidad y el estilo de vida occidental son quizás los factores que más contribuyen a su creciente prevalencia. Se asocia, además a otros factores de riesgo cardiovascular como hipertensión arterial, dislipemia, y obesidad.

Las personas con diabetes presentan episodios intercurrentes (hipoglucemias y cetoacidosis) y complicaciones crónicas (retinopatía, neuropatía, nefropatía, pie diabético, enfermedad cardiovascular y algunas neoplasias: mama, páncreas, colon, próstata) que afectan a su calidad y esperanza de vida. Dichas complicaciones están relacionadas con la edad, los años de evolución de la diabetes, el grado de control metabólico y el resto de los factores de riesgo cardiovascular; así como con la calidad asistencial de la atención que se presta a estos pacientes.

Para asegurar esta calidad de atención, es fundamental una asistencia sanitaria multidisciplinaria, junto con la implicación del propio paciente en el proceso. El paciente con DM 2 es atendido en las diferentes fases de la enfermedad por distintos profesionales de la Salud (endocrinólogos, educadores, médicos de familia, internistas, cardiólogos, nefrólogos, enfermeros y otros sanitarios), pero es indiscutible que, el seguimiento y el control en Atención Primaria es insustituible.